Es posible pegar un vinilo en una pared con una rugosidad leve pero la durabilidad probablemente no será la misma que en una superficie lisa. Además, la aplicación se tiene que hacer con mucha cura para evitar que queden bolsas de aire que provoquen que el vinilo se desprenda de la pared. Desde KC Decoración siempre que se quiera pegar un vinilo en una superficie levemente rugosa, aconsejamos utilizar un secador de pelo en el proceso final del pegado para facilitar la máxima curvatura del vinilo adaptándose a la forma de la pared. Además, al aplicar calor la cola del vinilo se derrite más fácilmente y en consecuencia se pega con más facilidad.